Nire ama Roman hil da (Mi madre ha muerto en Roma)

“Nire ama Roman hil da (Mi madre ha muerto en Roma)” es una instalación compuesta por 907 facsímiles de unas polémicas inscripciones procedentes del yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia (País Vasco) y un vídeo en el que las inscripciones son descifradas por diferentes expertos a favor y en contra de su falsedad.

En el año 2006, el director del yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia en el País Vasco anunció un sensacional hallazgo. Se trataba de una serie de dibujos, jeroglíficos egipcios, textos en latín y lo que serían las evidencias escritas más antiguas en euskera, inscritas en fragmentos de cerámica y huesos datados entre los siglos III y VI.

Sin embargo, tras la euforia inicial, una comisión científico-asesora concluyó que las inscripciones eran falsas, producto de un elaborado fraude. La Diputación Foral de Álava demandó al antiguo director del yacimiento por atentado contra el patrimonio cultural y estafa mientras la policía incautaba las piezas como evidencias criminales.

El dictamen de los expertos se debatió acaloradamente en foros de Internet, dando lugar a miles de mensajes y una plataforma de ciudadanos que demanda una investigación más rigurosa y contrastada sobre la autenticidad de los artefactos.

Más allá del caos de opiniones y de la oposición entre falso o auténtico, “Nire ama Roman hil da (Mi madre ha muerto en Roma)” utiliza el estado indeterminado de las piezas para abordar cuestiones sobre autoridad y conocimiento ¿Cuál es el proceso que define la utilidad de un objeto como útil o inútil en la construcción de la narrativa histórica? ¿Qué papel juega el imaginario colectivo al determinar su valor?

Nire ama Roman hil da se ha realizado gracias al apoyo de:

Fabra i Coats Centre d'Art Contemporani de Barcelona en relación a la exposición "El texto: principios y salidas - Capítulo III: Manifesto. Arte hoy, frente a las dudas" comisariada por Marti Manen y David Armengol.

  CBK Rotterdam (Centro de arte Róterdam)